banniere

Artrosis

Es la degeneración del cartílago articular, cuya función es la de disminuir el rozamiento de las superficies óseas. Es por tanto una enfermedad no inflamatoria caracterizada por el deterioro del cartílago articular y por la osificación de los bordes articulares.

Ocurre con más frecuencia en personas de edad media y ancianos, afectando la articulación del cuello, la región lumbar, rodillas, caderas y articulaciones de los dedos.

La artrosis también puede afectar a articulaciones que han sido previamente dañadas por sobre uso prolongado, infección o una enfermedad reumática previa.

Suele afectar a las articulaciones que soportan peso y que son de uso constante. Se atribuyen a una simple acumulación de esfuerzo artrosis primaria, o bien a la existencia de traumatismos mecánicos artrosis secundaria.

La diabetes, el sobre peso, una alimentación incorrecta, etc.., son algunos de los factores agravantes en cuanto a la manifestación de artrosis.

El dolor es sin duda el mayor problema que sufren las personas que padecen artrosis, el cual aumenta con la actividad y calma con el reposo. Tras un período de reposo hay un cierto dolor e incapacidad de movimiento que desaparecerá con el inicio de la actividad para volver a brotar con mayor intensidad transcurrido cierto período de actividad.

Se observan también deformaciones articulares, así como pérdida del movimiento, acortamiento en el recorrido articular, entre 5 y 10°, según sea la gravedad del proceso. Hay pérdida progresiva de la movilidad, sin llegar a una verdadera anquilosis ( fijación espontánea de la articulación).

COMA AFRONTAR LA ARTROSIS DE FORMA NATURAL

La educación del paciente, ejercicios para recuperar el movimiento articular e incrementar la fuerza muscular y la capacidad aeróbica, reducción del peso sobre las articulaciones dolorosas y aplicación de calor y frío para mejorar el dolor.

Dieta y artrosis La experiencia clínica ha demostrado amplia mente que los factores físicos que predisponen a algunas personas a la artrosis, sólo se pueden contrarrestar con éxito mediante una dieta que pone todo su énfasis en los alimentos alcaliniza-dores. La formación de ácido en el cuerpo puede hacerse excesiva por el consumo de una gran proporción de proteínas concentradas en la dieta. Estas proteínas acidifican-tes están contenidas en alimentos como carnes, pescados, huevo, queso, legumbres, guisantes y frutos secos.

No deben tomarse nunca en grandes cantidades de una sola vez, y con poca frecuencia tomarlo más de una vez en un sólo día. Las personas que sufren de artrosis deben hacer la parte principal de su dieta diaria a base de frutas y verduras.

Hidroterapia y artrosis La aplicación de compresas locales calientes y los baños derivativos ayudan a combatir el dolor y la afectación articular en general, mejorando la calidad de vida.

Fitoterapia y artrosis Se trata de una mezcla con acción analgésica, anti-térmica, remineralizante y ligeramente sedante.

Preparación: Decocción de diez minutos y posterior reposo de veinte minutos, en la proporción de cuatro cucharas soperas por medio litro de agua. Para obtener mejores resultados de la mezcla, dejar macerar durante quince horas.

Dosis: Un vaso tres veces al día.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Estos consejos son generalizados y no pretenden en ningún caso sustituir la consulta de un profesional de la salud.