banniere

Colon irritable

Sindrome del colon irritanble

Es una afección crónica del colon que se observa en personas jóvenes muy nerviosas. Se trata de una alteración digestiva que se caracteriza por malestar o sensaciones dolorosas en el vientre. En la actualidad se considera una dolencia que se manifiesta por un desequilibrio neurovegetativo. Las crisis dolorosas se manifiestan en muchas ocasiones por alteraciones psicológicas.

El excesivo consumo de laxantes favorece la aparición de la dolencia, así como el padecimiento de otras afecciones , como una litiasis biliar o renal, etc.., provocando la manifestación del colo irritable.

Estas dolencias también son asociadas con la modificación de la velocidad del paso de los alimentos por el colon. Velocidades demasiado rápidas o al contrario demasiado lentas, causarán síntomas diferentes.

Cuando las fases de contracción y de relajamiento de los músculos intestinales son más rápidas o más fuertes de lo normal, el colon no tiene tiempo de absorber el agua contenida en los alimentos, esto provoca diarrea y dolor abdominal.

Cuando las contracciones son más lentas y más débiles de lo normal, el colon absorbe demasiados líquidos, lo que provoca el estreñimiento y el dolor abdominal.

RECOMENDACIONES NATURALES

Consejos dieteticos

Antes de comenzar un tratamiento, es recomendado anotar durante algunas semanas lo que se come con el fin de descubrir los alimentos que ponen en marcha sistemáticamente los malestares.

Luego, es aconsejado eliminar los alimentos que crean el problema, o limitar el consumo.

Los alimentos durante los periodos de crisis deberá ser escasos y basados en alimentos de consistencia blanda de fácil asimilación (purés de patatas, verduras cocidas, etc..).

Reducir el consumo de fibras insolubles, porque estimulan las contracciones del intestino: los cereales integrales, salvado de trigo, etc..

Reducir las grasas, porque estimulan mucho las contracciones del intestino.

Evitar consumir alcohol, chocolate, café, the y las bebidas excitantes en general, porque estimulan las contracciones del intestino.

Los probióticos son unos microorganismos benéficos, que están presentes en la flora intestinal.

Es posible consumir probióticos en forma de suplementos o en forma de alimentos.

Su efecto sobre los síntomas del síndrome del colon irritable fue objeto de numerosos estudios, particularmente desde principios de los años 2000.

Los análisis más recientes concluyen que mejoran global mente el estado de los enfermos, mejorando particularmente la frecuencia y la intensidad de los dolores abdominales, las flatulencias, los hinchazones de vientre, y regularizando el tránsito intestina.

Los consejos de un nutricionista pueden ser de una gran ayuda.

Reducción del estrés

Las personas cuyo estrés es un factor agravante deberían aprender a reaccionar menos a los imprevistos y a otros acontecimientos desestabilizadores de la vida diaria, esto a menudo ayuda a regularizar la actividad de los intestinos.

Las técnicas de relajación tienen su utilidad, pero para combatir verdaderamente el estrés, hay que comprender el origen . Este aprendizaje puede hacerse de modo autónomo o en psicoterapia.

En efecto, estudios mostraron que la terapia cognitivo comporta mental ayudaba a reducir los síntomas del síndrome del colon irritable.

Hacer ejercicio físico regularmente (30 minutos o más al día) es una buena forma de eliminar el estrés y de combatir el estreñimiento.

En Iris Santé Nature, sugerimos también los enfoques siguientes para ayudar a liberar el estrés:

Para saber más, consultar nuestro articulo sobre el estrés.

HIDROTERAPIA

Durante los periodos de crisis aplicar compresas calientes en el bajo vientre.

Es recomendable efectuar baños de sol generales o de vientre y piernas.

FITOTERAPIA

Es una mezcla digestiva que combate la aerofagia, las flatulencias, etc.. Tiene una acción carminativa, eupéptica, antiespasmódica, antiséptica, estimulante de la digestión y colerético.

  • Anís (Pimpinella anisum)
  • Regaliz (Glycyrrhiza glabra)
  • Verbena (Verbena officinalis)
  • Milenrama ( Achillea millefolium)
  • Menta ( Mentha piperita)

Preparación

Decocción de un minuto y posterior reposo de veinte minutos, en la proporción de cuatro cucharadas soperas por medio litro de agua.

Dosis

Un vaso tres veces al día.

Estos consejos son generalizados y no pretenden en ningún caso sustituir la consulta de un profesional de la salud.