banniere

Drenaje Linfático

Seda el sistema nervioso vegetativo, relaja y fortalece el sistema muscular, tiene efectos beneficiosos contra el estrés, revitaliza el sistema inmunitario, agiliza la circulación linfática, previene la formación de edemas, beneficia los capilares sanguineos

El objetivo de un drenaje linfático es activar la circulación de la linfa para que ésta no se estanque, saturandose de sustancias o desechos nocivos.

Un buen drenaje linfático comienza explorando las zonas del cuerpo afectadas por el mal funcionamiento de la linfa.

Realizando las primeras manipulaciones muy lentas, incluyendo masajes rotativos de manos y pulgares, presiones, bombeos y arrastres.

Facilitando la circulación en dirección linfática con la palma de las manos y los dedos, asi como drenando la linfa mediante giros manuales de 90°.

Indicaciones del drenaje Linfático

Recomendaciones

Se recomiendan 3 sesiones por semana entre 15 y 45 minutos de duración por sesión, durante el primer mes.

Una vez finalizado el tratamiento, para mantener los progresos conseguidos, se recomienda un drenaje al mes de mantenimiento.