banniere

Fitoterapia

La Fitoterapia está interesada en llegar al fondo de la enfermedad, a las causas que originaron el desequilibrio, produciendo los síntomas. Así, la intencionalidad de muchos Fitoterapeutas va dirigida a reequilibrar desviaciones metabólicas o a estimular las reacciones inmunologicas de autodefensa.

Dos de las famosas frases de Hipocrátes dicen a si: “Que tu alimento sea tu medicamento y tu medicina sea tu alimento” y “Premiun non nocere”. Primero, no hacer daño al paciente y segundo utiliza la alimentación como medicina. Yo añadiría un tercero, la practica de sanar es basar principalmente el ejercicio de este arte en un profundo respeto por el ser humano y por todos los seres vivos en general, en estos tres pilares es donde se asienta la fitoterapia, dentro de la terapéutica natural.

En el mundo actual donde la avaricia, la envidia, el estrés, la polución, y los abusos químicos que entre otros generan enfermedades, es precisamente donde mejor encaja la filosofía de la terapéutica naturista (fitoterapia), restaurando los desequilibrios en la medida de lo posible y estableciendo una correcta armonía entre el ser humano y la naturaleza.

Todos los animales y plantas de nuestro planeta, se encuentran en armonía externa e interna con el medio ambiente, solo el hombre ha sido capaz de romper este eslabón, creando un orden de cosas en completo desacuerdo con las leyes mas elementales de la naturaleza y destruyendo los ecosistemas.

HISTORIA DE LA FITOTERAPIA

El hombre ha hecho uso de los productos de la naturaleza desde tiempos inmemorables, no solo para satisfacer el hambre, sino también con el fin de sanar sus dolencias. En Irak se han encontrado restos arqueológicos de 60.000 años de antigüedad que evidencian que el hombre de Neandertal ya utilizaba plantas curativas. En América, los hallazgos son más recientes pero también indican que el uso de las hierbas medicinales es tan antiguo como el propio ser humano. En Coahula (Mejico),se han encontrado restos de plantas utilizadas con fines médicos en lugares donde el hombre vivió hace 8.000 años, y en cuevas del Perú se hallaron sacos para coca de una antigüedad de 50.000 años.

Los primeros documentos escritos de la historia de la humanidad, con una antigüedad de más de 6.000 años, incluyen ya descripciones de algunas hierbas medicinales. Los sumarios mencionan en sus ideogramas, datados 2.500 años a. C., diversas drogas vegetales. Los Asirios, por su parte eran conocedores de 250 espacies de plantas con propiedades curativas. A través del código de Hammurabi, valioso documento histórico de unos 4.000 años de antigüedad, se tienen conocimientos de las plantas utilizadas por los babilonios para sanar sus enfermedades. Es notable también la importancia de las hierbas medicinales en la cultura mesopotamica, de la cual se conservan documentos conteniendo mas de 250 especies distintas de plantas.

Serian los griegos y posteriormente el imperio Romano, los encargados de llevar el conocimiento egipcio a un nivel muy superior. Hipócrates , conocido universalmente como el padre de la medicina moderna, es de fundamental importancia en el desarrollo de los conocimientos sobre hierbas medicinales. Dejo numerosos tratados médicos en los que se mencionan mas de trescientas plantas curativas. Muy famoso es su “Corpus Hipocrátium”, en el que incluye todos los conocimientos médicos de su época. En él se especifica el remedio vegetal para cada enfermedad. Las obras de Hipócrates destacan de una manera especial por no asociar las propiedades curativas de las plantas a ningún tipo de magia o superstición . Por su parte , Aristoteles detallo las propiedades y virtudes de muchas plantas medicinales. Teofrasto en su “Historia de las plantas”, describe el uso de numerosas plantas procedentes de Grecia y otros lugares. Su obra y sus teorías influyen en la evolución de la botánica y la medicina durante los veinte siglos posteriores. Catón aporto a la fitoterapia nuevos conocimientos que se recogen en su tratado “De rustica”, en el cual se incluyen 120 plantas medicinales.

En la época de Neron vivió el medico Dioscórides, que hasta el renacimiento fue considerado como una autoridad en el campo de la medicina. En su tratado de materia medica cuya primera versión transcrita se conoce como “Codex Juliana”, se enumeran mas de quinientas formulas de origen vegetal que servirán luego de base para los grandes herbarios europeos de siglos posteriores. Su obra ha sido considerada como el prototipo de nuestra farmacopea. El legado de Roma en cuanto a botánica medicinal se refiere, no es tan extenso como la aportación griega, aunque cabe destacar las figuras de Plinio y Galeno. Plinio “el viejo” escribió la “historia natural”, que es una recopilación de casi dos mil tratados, síntesis de su teoría. Para él la naturaleza sirve al hombre, por lo que las plantas fueron creadas para su satisfacción; unas como alimentos, fibras, leña, etc..; y las restantes son plantas medicinales debido a sus propiedades. Sus ideas fueron el fundamento de las desarrolladas en la Edad Media.

Sin embargo, la aparición mas importante corresponde a Paracelso, medico suizo influenciado por Plinio. Paracelso dice que la hierbas están en la tierra como una señal del propósito con el que se han de utilizar. Así una hoja acorazonada significaba que la planta era un remedio para las enfermedades cardíacas.

Suya es la frase “ Nuestros prados y montes son nuestra farmacia”. Con el descubrimiento de la imprenta tuvieron gran impulso los herbarios europeos, el primero de los cuales fue el de Otto Brufels (monje cartujano).

Hacia el año 1.600 se produce una ruptura entre la botánica y la medicina tomando ambas caminos opuestos. Teorías que habían sido auténticos dogmas como la de Paracelso, quedan totalmente desacreditadas.

Con el renacimiento llegaría una gran evolución en la catalogación de las plantas medicinales. El incremento por el interés en lo empírico y el auge de los grandes viajes darían un nuevo impulso a la fitoterapia. De otros continentes llegaron a Europa nuevas y desconocidas plantas.

Dada la gran cantidad de plantas que se descubrieron en el nuevo mundo, se hicieron los primeros herbarios americanos, el primero de los cuales fue el “Manuscrito Badiano”, que se encuentra en la biblioteca del Vaticano, cuyo autor fue Martín de la Cruz (medico azteca).

A raíz del aumento de plantas conocidas, se hizo necesario una clasificación de las mismas, y como consecuencia surgieron nombres ilustres en el campo de la botánica, como Nathias de Kobel y Guillaume Rondelet, que marcaron un camino a seguir que culminara con la figura de Carlos Linneo. Con él se llega a una ordenación rigurosa y científica del mundo animal y vegetal. En 1735 publico sus obras “Sistema Naturae”, clasificación sistemática de todas las plantas conocidas basadas en la distribución de los órganos sexuales en la flor.

El conocimiento de las plantas medicinales había llegado a niveles muy elevados. Sin embargo, en los dos últimos siglos dará un vuelco radical. Hasta el siglo XVlll se habían determinado las propiedades curativas de las plantas, su efecto sobre el organismo y su modo de aplicación; pero se desconocía el motivo por el cual la planta actuaba de este modo, es decir, sus principios activos; el desarrollo de las ideas de evolución y herencia propugnadas por Darwin y Mendel, respectivamente, plasmaron en el nacimiento de una nueva rama de la ciencia: LA GENÉTICA. La aparición del microscopio, por otro lado, permitió conocer la compleja estructura vegetal. Este desarrollo científico y tecnológico permitió el reconocimiento y el aislamiento de los principios activos de muchas plantas medicinales. El hecho de que muchas substancias pudieran ser obtenidas artificialmente en el laboratorio, proporciono un desinterés, cada vez mayor, hacia el mundo vegetal del cual procedían.

El consumo de medicamentos químicos ha ido en aumento, y desgraciadamente el hombre moderno se ha ido alejando de la medicación natural. Pero los efectos secundarios provocados por muchas substancias sintéticas, a veces peores que la enfermedad que se estaba tratando, nos llevan de nuevo a una búsqueda de la medicina natural, ya que esta sera siempre mejor tolerada por el organismo.