banniere

Gastroenteritis

La falta de apetito y las náuseas, seguidas de diarreas abundantes, son los primeros síntomas que se manifiestan en una gastroenteritis. Poco después aparecen los dolores abdominales, la fiebre y una extrema debilidad.

La gastroenteritis es una inflamación aguda de las mucosas que recubren el tubo digestivo.

La inflamación de la mucosa del estomaga se denomina gastritis, mientras que la de los intestinos se denomina enteritis. Cuando son ambos los órganos afectados se denomina gastroenteritis puesto que implica la inflamación e irritación de todo el tracto digestivo.

Habitualmente, la gastroenteritis está causada por una infección vírica, transmitiéndose con facilidad de unos a otros por contacto individual.

Los alimentos y las bebidas contaminadas por mal estado también pueden producir esta dolencia así como las setas y la bayas no comestibles, los alimentos condimentados en exceso, etc., así como ciertos medicamentos.

Algunas personas son alérgicas a ciertos alimentos, como los mariscos, los huevos, los lácteos, etc.. que pueden desencadenar una gastroenteritis.

Las bacterias que más causan una gastroenteritis son la salmonela, la escherichia, etc..

La falta de apetito y las náuseas, seguidas de diarreas abundantes, son los primeros síntomas que se manifiestan en una gastroenteritis. Poco después aparecen los dolores abdominales, la fiebre y una extrema debilidad, las deposiciones suelen ser muy liquidas.

Por lo general los síntomas desaparecen en un par de dias. Si la diarrea y los vómitos son persistentes originan una rápida perdida de líquido y de elementos químicos, como sodio y potasio, pudiendo causar una deshidratación grave alterando las funciones del organismo. En este caso es recomendable acudir a un centro de urgencias, sobre todo si se trata de menores de 18 años o ancianos, puesto que los riesgos son mayores.

COMO PODEMOS PREVENIR LA GASTROENTERITIS

Puesto que una gran parte de las gastroenteritis son causadas por bacterias o virus. Para prevenir se recomienda:

  • Lavarse las manos y las uñas antes de manipular alimentos.
  • Seguir las recomendaciones de los alimentos sobre fecha de caducidad y consumo.
  • Mantener los alimentos refrigerados, utilizando los frigoríficos siempre.
  • Evitar la ingestión de alimentos que hayan permanecido más de un dia a temperatura ambiente antes de ser cocinados.
  • Tomar solo agua debidamente esterilizada o mineral.
  • Lavar con agua y vinagre los alimentos a consumir crudos ( fruta, hortalizas, etc..)
  • Tapar adecuadamente los depósitos de basura.
  • Evitar la proliferación de insectos dañinos como moscas, cucarachas, etc...
  • No permitir la presencia de animales en la cocina.

COMO AFRONTAR UNA GASTROENTERITIS

Debemos guardar reposo en cama manteniendo un ayuno durante uno o dos dias. Transcurrido este tiempo, comenzaremos por introducir una alimentación liquida como infusiones de té, manzanilla o menta, tomadas tibias y despacio.

No es recomendable combatir los vómitos sino por el contrario facilitarlos para expulsar del estómago los alimentos mal digeridos o las sustancias toxicas.

Los dias siguientes a la crisis, tendremos cuidado con los alimentos sólidos. La dieta más recomendable es la que contiene zumos de frutas, leches o caldos vegetales, verduras tiernas y puré de patatas o verduras. Beber agua mineral al menos litro y medio diario para evitar la deshidratación. Masticar y triturar bien los alimentos. Según baya recuperando el estado de salud, incorporamos una dieta lacto-ovo-vegetariana.

Para combatir el dolor de la zona intestinal, son recomendables las compresas calientes sobre el bajo vientre

FITOTERAPIA

  • Salicaria (Lythrum salicaria)
  • Roble (Quercus robur)
  • Orégano (Origanum vulgare)
  • Equinacea (Echinacea angustifolia)

Es una mezcla de plantas con acción astringente y antiséptica.

Preparación Decocción de dos minutos y posterior reposo de quince minutos, cuatro cucharas soperas por medio litro de agua.

Dosis Tomar un vaso tres veces por dias.

Estos consejos son generalizados y no pretenden en ningún caso sustituir la consulta de un profesional de la salud.