banniere

Hidroterapia

El agua a proporcionado a la humanidad en su conjunto, un grado mayor de bienestar corporal y mental, así como de prevención de enfermedades.

Desde los orígenes del mundo, la fuente de energía más importante de la naturaleza ha sido el agua. Sin ella es imposible el desarrollo de la vida orgánica tanto vegetal como animal, no en vano se la llama la sangre de la naturaleza. El hombre la ha utilizado para su desarrollo, para prevenir y curar enfermedades. Actualmente se mide el grado de civilización y bienestar de una sociedad, por el consumo y cantidad de agua utilizada por habitante.

El agua debido a su gran numero de propiedades se puede usar de varias maneras y procedimientos, con diferentes resultados, sobre nuestro organismo, y el hombre la ha aplicado con fines terapéuticos desde las más antiguas civilizaciones.

LA HIDROTERAPIA Y SUS APLICACIONES

LA HIDROTERAPIA EN EL TIEMPO

Los Sumerios y posteriormente los Acadios, desarrollaron una importante cultura del agua, que alcanza hasta Hammurabi (1728-1686 a. C.), donde las aspersiones de agua tenían un sentido ritual y solo los ricos tomaban baños.

Unas excavaciones revelan la existencia de establecimientos de baños durante el periodo Hitita, hacia el 1530 a. C. Así mismo entre los macedonios destacaba el hecho de que las mujeres se bañasen en agua fría tras el parto, ya que consideraban ésta como una medida de higiene y un sistema para evitar las hemorragias pos-parto ; debido a la acción hemostática del agua fría.

Ya en la Grecia clásica, Homero, hacia el año 1000 a. C., nos habla de Esculapio, el dios griego de la medicina y de los templos a él dedicados, a los que acudían los enfermos en peregrinación. El culto a este dios significó el más grande intento de fundir la religión con la vida natural. Esta última incluía una dieta equilibrada, masajes, ejercicios físicos y la hidroterapia. Los baños con fines terapéuticos que se aplicaban durante esta época solían ser a base de agua fría.

En los restos arqueológicos hallados sobre la cultura griega se han encontrado instalaciones de baños, tanto públicos como privados, lo que confirma que el uso del agua y por lo tanto de la hidroterapia era corriente en la antigua Grecia, ya bien en aplicaciones parciales o como baños completos.

Pitágoras (580-496 a. C.) se traslado a Italia donde creo una orden filosófico-religiosa en la que desarrollo, entre otras, una teoría sobre la salud. Defendía el uso de las plantas medicinales, y una vida sana, los ejercicios físicos, limitaba el consumo de carne y utilizaba la hidroterapia, fundamentalmente los baños de agua fría combinados con un régimen a base de vegetales. De su filosofía nacen las ideas que hoy defiende la medicina natural.

Hipócrates (460-377a.C.) fundó en Cos una escuela médica de gran importancia .Según Hipócrates el médico debía beneficiar al paciente o por lo menos no dañarle. Para él una misma enfermedad se debía tratar de modo diferente según el paciente, y era de vital importancia la experiencia, la personalidad y el trato humano para con los enfermos por parte del médico. Hipócrates consideraba la hidroterapia como un remedio terapéutico importante, aunque si no se empleaba adecuadamente podía ser perjudicial.

Para los romanos los baños representaban una medida de prevención de las enfermedades a la vez que reforzaba el organismo. Dispusieron de un gran numero de instalaciones de baño públicos y privados (termas), utilizados o bien por el placer de bañarse, o bien como medio curativo.

Aulo Cornelio Celso, propugnó una vida natural así como el uso de bebidas, lavados y duchas frías para curar las enfermedades.

Posteriormente fue Galeno, quien estudió la hidroterapia y explicó el modo correcto de tomar baños totales o parciales y duchas frías.

Durante la Edad Media la hidroterapia quedó reducida a algunas estaciones termales. En esta época la medicina estaba dominada por los sacerdotes y los monjes, la Fototerapia fue la que tuvo mayor resonancia.

A partir del siglo XVIII se produce un cambio importante. En Alemania dos médicos, Siegmund Hahn(1664-1742) y su hijo Johnn S. Hahn(1696-1773), utilizaron el agua y expusieron descripciones sobre su uso, por lo que habría que considerarlos como el punto de partida de la hidroterapia en Alemania. Johann S. Hahnn describió los diferentes baños y su aplicación, así como la utilización de duchas, lavados completos o parciales, chorros, compresas, la duración de los tratamientos y la temperatura del agua.

En Inglaterra Richard Russell(1700-1771), explicó en una obra los efectos del agua, recomendando el agua de mar para ciertas afecciones glandulares. Así mismo se percató de que los baños de mar no ejercían los mismos efectos sobre todos los individuos. Jugó un papel importante en la creación del balneario Brighton.

Con Vinzenz Priessnitz la hidroterapia volvió atener un gran auge. Aprendió a través de su experiencia personal y observando a los animales, el poder vivificante y curativo del agua. Las primeras aplicaciones de compresas las hizo sobre si mismo para reducir la fiebre traumática ocasionada por una lesión de las costillas. Al darse cuenta de los resultados fue aplicando el agua en gran número de enfermos con tal éxito que tuvo que defenderse de acusaciones de charlatanería y brujería por parte de los médicos que le denunciaron e hicieron que se analizase el agua que utilizaba, ya que sostenían que eran imposibles estas curaciones sólo con agua. Intentó por medio de compresas curar la gota, ,reumatismo, parálisis, enfermedades del hígado y del estómago.

La figura cumbre de la hidroterapia fue Sebastian Kneipp, al cual se debe la famosa “cura Kneipp”. Cuando era estudiante enfermó de muerte, pero escucho hablar del agua como método curativo y se aplico a si mismo tratamientos de hidroterapia, salvándose. A partir de entonces se dedicó a propagar las propiedades curativas del agua. En su famosa cura combinaba el agua con otros factores naturales como las plantas medicinales y una dieta abundante en frutas y verduras, y escasa en carnes. Estimulaba las fuerzas del organismo y daba gran importancia al endurecimiento del cuerpo con respecto a las agresiones del medio ambiente. El objetivo de la cura es el retorno a la vida natural, tanto a nivel psíquico como espiritual.

La cura Kneipp se centra en observar el ritmo natural del sueño y la vigilia. Se pretende que el enfermo se levante pronto y se acueste temprano, y que todos los ejercicios físicos estén sometidos a un ritmo. En la actualidad se está investigando sobre los efectos de la temperatura y la acción del agua, en si misma, sobre el organismo. La hidroterapia se ha reconocido oficialmente como un método curativo.