banniere

Lactobacillus

Los alimentos probioticos, tambien llamados alimentos funcionales, contiene micro organismos que ingeridos benefician nuestro cuerpo. Los alimentos mas conocidos que contiene o bien son enrriquecidos con lactobacillus son la leche fermentada, los quesos fermentados, yogures, cuajadas, etc..

Una becteria a fabor de la salud.

Estos microorganismos predominan en el aparato gastrointestinal del ser humano, en la boca y en la vagina,donde son controlados e influenciados por numerosos factores y su importancia se debe a la intervención en el metabolismo de los ácidos biliares, de aminoácidos, vitaminas, ácidos grasos volátiles, fármacos, etc..

Una de las mayores limitaciones de los lactobacillus, tanto sea de los presentes en el interior como de los que se administran en los alimentos, es la lentitud de multiplicación, que a veces, permiten a otras bacterias mucho mas rápidas, provocar el crecimiento de estas e invertir el equilibrio a nivel intestinal, produciendo trastornos.

Por ello la toma habitual de productos enriquecidos con lactobacillus acelera la velocidad del crecimiento de los mismos garantizando un perfecto mantenimiento de la flora intestinal fisiológica, impidiendo el ataque y la colonización de bacterias patógenas, evitando los procesos de putrefacción.

Son resistentes a los jugos gástricos del estomago, llegando al intestino donde se establecen, fermentando la glucosa y produciendo casi exclusivamente ácido láctico ya que necesitan un medio ácido para su desarrollo, impidiendo el establecimiento y crecimiento de otros tipos de flora responsables de la putrefacción y productora de sustancias tóxicas.

Por lo tanto, una alimentación rica en carne provocará una disminución del numero de lactobacillus. También con la edad tienden a disminuir.

Su crecimiento nos proporciona un medio adecuado para impedir el desarrollo de infecciones bacterianas intestinales como la disentería, fiebre tifoidea, etc.

  • Son excelentes para la prevención de intoxicaciones alimentarias.
  • Favorecen la digestión de proteínas y lactosa.
  • Disminuyen el PH intestinal favoreciendo la absorción de calcio.
  • Son necesarios para la síntesis de vitaminas, sobre todo del complejo B.
  • Ayudan a disminuir el colesterol (LDL) en sangre.
  • Incrementan el peristaltismo intestinal, favoreciendo la eliminación de heces.