banniere

Litiasis Renal

Piedras en el riñon

Es una enfermedad caracterizada por la presencia de cálculos en el riñón, debido a la presencia de diferentes materias disueltas presentes en la orina.

Es una dolencia que suele manifestarse de los treinta a los cuarenta años. Se muestra con mayor frecuencia en los hombres que en las mujeres.

También se ha demostrado una mayor incidencia en unas regiones que en otras, por lo tanto se relaciona con la alimentación de cada zona.

Según ciertas observaciones acreditadas, se cree que el mecanismo de producción de cálculos se inicia por la presencia en la orina de cuerpos extraños (cálculos, gérmenes, etc..) que absorben los coloides urinarios, los cuales mantienen disueltas grandes cantidades de sales minerales en la orina.

Existen otra clase de cálculos secundarios que se forman por una serie de factores locales como, por ejemplo, una infección urinaria, una retención de la orina en las vías urinarias, etc..

Existe un factor constitucional que viene determinado por la herencia genética, de modo que los hijos de padres con cálculos de riñón están predispuestos a la formación de piedras en la pelvis renal, en cuyo caso es imprescindible cuidar el tipo de alimentación, con el objeto de evitar la formación de cálculos.

RECOMENDACIONES NATURALES

  • Durante los periodos de crisis

Guardar reposo en cama mientras dure el ataque, ya que cualquier movimiento acentúa el dolor.

Para combatir los intensos dolores, se aplicarán compresas calientes sobre las regiones del vientre y los riñones en el lado afectado, al mismo tiempo, se darán baños de asiento de calor creciente, con una duración de treinta a sesenta minutos. Si el dolor es muy fuerte y no disminuye , será necesario acudir a un centro de urgencias para administrar calmantes según orden medica.

  • Durante los periodos sin crisis

La dieta debe ser lacto-ovo-vegetariana alternando con temporadas de régimen crudivoro purificador y frecuentes curas de frutas, manzanas, peras, plátanos y naranjas, según temporada.

Son muy recomendables los jugos vegetales crudos y de frutas frescas, especialmente las que son ricas en vitamina A , los que aumentan la cantidad de orina, por ejemplo, la cebolla, el apio, el nabo, etc..

El consumo de legumbres secas debe ser reducido al mínimo, así como la cantidad de sal. Se deberán evitar toda clase de bebidas alcohólicas y los condimentos fuertes.

Todas las personas que padecen de litiasis renal deberían beber abundantemente agua, dos litros repartidos durante el día, preferiblemente fuera de las comidas.

HIDROTERAPIA

Se recomienda estimular las funciones de la piel mediante fricciones generales del cuerpo y chorros de agua fría sobre el vientre, las piernas y los riñones.

También son recomendables los baños de sol diarios y el baño vital, así como los baños de vapor de vientre y piernas.

FITOTERAPIA

Se conoce desde hace tiempo la eficacia de algunas plantas medicinales en el tratamiento de los cálculos de riñón, por su poder para disolver los mismos y expulsarlos en forma de arenilla mediante la emisión de la orina.

Es una mezcla de plantas con acción diurética, antiséptica, urinaria, astringente y con capacidad de disolver los cálculos de las vías urinarias, sobre todo los de oxalato.

  • Rompepiedra (Lepedium latifolium)
  • Brezo (Calluna vulgaris)
  • Vara de oro (Solidago virga-aurea)
  • Menta (Mentha piperita)

Preparación

Decocción de un minuto y posterior reposo de veinte minutos, en la proporción de cuatro cucharadas por medio litro de agua.

Dosis

Un vaso tres veces al día.

Es importante remarcar que las recomendaciones indicadas son recomendables en los casos de arenilla o cálculos pequeños.

Ahora bien, si los cálculos son muy grandes y, además existen varios, persistiendo durante años, la curación es bastante difícil.

Por ello, es indispensable iniciar la terapéutica cuanto antes, lo cual nos ayudará a una mejor recuperación de la litiasis y sobre todo ante la duda consultar a un especialista.

Estos consejos son generalizados y no pretenden en ningún caso sustituir la consulta de un profesional de la salud.