banniere

Macrobiotica y Salud

Los principios macrobióticos aplicables a la nutrición y a la salud en general pueden dar resultados verdaderamente asombrosos.

La macrobiótica ofrece la oportunidad y la libertad de elegir nuestro propio destino. A través de nuestros pensamientos y elecciones tenemos la libertad de optar por resolver los problemas que se nos presentan o intentar escaparnos de ellos encontrando los culpables de nuestros problemas en vez de aceptarlos e intentar solucionarlos.

La macrobiótica es algo mucho más amplio que curarse a través de la alimentación.

Cuando llegamos a comprender el origen de la enfermedad, es cuando estamos preparados para "hacer algo" para revertir esa situación.

El mundo moderno acelerado y estresante hace que muchos de nosotros tengamos una visión del mundo más bien caótico.

A través de la práctica de los principios macrobióticos de armonía y equilibrio podemos cambiar esa visión negativa del mundo, podemos "ver con otros ojos", con mayor claridad.

A través de la alimentación macrobiótica reconstruimos y purificamos nuestra sangre devolviéndole la salud al organismo. Cuando logramos mejorar la calidad de nuestra sangre, nuestra salud, inmunidad y bienestar se ven fortalecidos. De esta manera los "cimientos o pilares" de nuestra salud son sólidos y fuertes.

El objetivo de la macrobiótica no consiste en obsesionarse con la comida ni con la salud. Simplemente busca comprender cómo actúan los alimentos en nuestro organismo y lograr un óptimo nivel de salud para poder despreocuparnos de las enfermedades y de la energía destinada a resolver constantes problemas de salud, dolores, depresión y malestares en general.

Si la salud física y mental se encuentran en equilibrio, podemos derivar nuestras energías hacia nuestros, proyectos, familia, relaciones, etc.

Como podemos observar, la macrobiótica es una manera de enfocar la vida, y no simplemente una dieta sana y natural como tantas otras. La clave de la macrobiótica es observar si la estamos disfrutando y nos hace sentir felices, de lo contrario no tiene sentido ya que la vida está hecha para disfrutarla.

Lo maravilloso de la macrobiótica es la flexibilidad, cada persona puede practicarla de acuerdo con sus propias necesidades y circunstancias.

Recuperando la salud, mejoramos la calidad de vida

En la calidad de nuestra sangre esta el secreto de una buena salud. Si quieres cambiar tu salud necesitas tener una buena calidad de sangre.

Sin cambiar la calidad de tu sangre no será posible gozar de salud por mucho tiempo sin necesidad de tratar los síntomas con medicamentos, y otros tratamientos agresivos que generan efectos secundarios. La salud debería ser un estado constante, lo cual es mucho más que simplemente un período entre dos enfermedades.

Nuestra sangre alimenta las células, tejidos, órganos, hormonas, nervios, cerebro, etc. La calidad de nuestros organos estará directamente relacionada con la calidad de la sangre que nutre dichos órganos.

El enfoque macrobiótico nos enseña que si algún órgano de nuestro cuerpo se ve afectado, tendremos que cambiar la calidad de la sangre que lo nutre para modificar esa condición.

Si aprendes a cambiar la calidad de tu sangre, mediante una adecuada alimentación y filisofia macrobiótica , puedes crear y mantener la salud de forma estable y armoniosa.

Este articulo esta basado sobre la filosofía de la Macrobiótica según su creador GEORGE OHSAWA.