banniere
Boutique en ligne Conseils personalisés Tests forme et santé

Por una buena calidad de vida

{{{El colestreol un enemigo de nuestro corazón}}} El colesterol uno de los principales enemigos de nuestro corazón, sobre todo cuando la presencia en la sangre del conocido como "colesterol malo" está por encima de los niveles considerados normales.

La dieta es el primer paso en el tratamiento de la hipercolesterolemia, no se recomienda iniciar un tratamiento sin antes haber realizado una cura dietética durante al menos seis meses.

En el caso de los triglicéridos, su síntesis se puede ver incrementada por el consumo de ciertos alimentos, generalmente grasos, alimentos azucarados y alcohol. Parece demostrada la estrecha relación del nivel de triglicéridos con el exceso de peso. De ahí que las personas con sobre peso generalmente son quienes presentan mayores niveles de triglicéridos en sangre.

Personalizar la dieta a las necesidades de la persona y el control de la cantidad de grasa total consumida, ayudan a prevenir y controlar la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Se recomienda controlar el peso, suprimir el tabaco en el caso de los fumadores, realizar ejercicio físico moderado y regular, y evitar las situaciones de estrés intentando llevar un ritmo de vida saludable.

Controla el peso a través de una dieta sana y equilibrada

 

  • Moderar el consumo de grasa total, en especial, de grasa animal, rica en grasa saturada y colesterol. Los objetivos nutricionales, establecidos por las sociedades científicas, recomiendan que la ingesta de grasa saturada sea inferior al 10% y no se sobrepasen cifras superiores a 300 mg de colesterol/persona/día. 
  • Aumentar el consumo de pescado frente al de carne, especialmente en el caso de pescados azules, así como aquellos alimentos que contengan ácidos grasos omega-3 beneficiosos a nivel cardiovascular. 
  • Evitar las preparaciones culinarias excesivamente grasas, como frituras, rebozados, empanados y guisos muy elaborados y elegir las técnicas de parrilla, plancha, cocidos y los asados. 
  • No son recomendables las comidas preparadas y los precocinados, ya que con frecuencia llevan adicionada grasa para incrementar su sabor. 
  • Usar, preferentemente, aceite de oliva. 
  • Se deben evitar los productos de pastelería y bollería, así como los helados ricos en nata. 
  • Si se come fuera de casa, elegir menús ligeros, compuestos por ensaladas, carne de pollo y pescados a la parrilla en lugar de platos más fuertes, moderando el consumo de salsas. 
  • Aumentar el consumo de fibra y antioxidantes mediante el consumo de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras. 
  • Moderar el consumo de bebidas alcohólicas.