banniere
Boutique en ligne Conseils personalisés Tests forme et santé

Seguridad alimentaria

Para poder anunciar algún beneficio para la salud, las empresas deben aportar estudios científicos en humanos que certifiquen que su consumo es “relevante para la salud” en los términos que se promociona y “en cantidades compatibles con una dieta equilibrada”.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), ha recibido en los últimos tres años más de 4.000 peticiones de empresas alimentarias para poder publicitar los beneficios saludables de sus productos, de las cuales la mitad (unas 2.000) fueron devueltas porque la documentación presentada y los ensayos que presentaban para demostrar estas propiedades no eran del todo claros.

Así lo aseguró el presidente del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Andreu Palou, quien hasta hace unos meses también era vicepresidente del Panel Científico de Nutrición de la EFSA, órgano asesor de la Comisión Europea que desde 2007 tiene que comprobar que detrás de cada ventaja sobre la salud que “anuncia o da a entender” un alimento hay una evidencia científica.

Para poder anunciar algún beneficio para la salud, las empresas deben aportar estudios científicos en humanos que certifiquen que su consumo es “relevante para la salud” en los términos que se promociona y “en cantidades compatibles con una dieta equilibrada”.

Sin embargo, de los 4.000 productos existentes en el mercado que presentaron su documentación sólo se han emitido un 30 por ciento de opiniones favorables. Del resto, están todavía en proceso de análisis o bien fueron devueltas a los estados miembros encargados de canalizar las propuestas de las empresas a fin de que se mejore la documentación aportada.

El objetivo de la Unión Europea es elaborar un listado con aquellos productos que hayan demostrado sus beneficios para la salud y, por tanto, pueden anunciarlo en los envases o la publicidad de los mismos.